Cuidados de la Piel

La piel es el órgano de eliminación más grande del cuerpo.

La nutrición del ser humano se realiza por tres vías: digestiva, pulmonar y cutánea, por medio de la piel se integran a la sangre elementos vitales: oxígeno, y fluidos energéticos del exterior: luz, calor, magnetismo. Además de la nutrición la piel está encargada de una función vital para la salud: la eliminación de las impurezas internas.

La doble función que realiza la piel se efectúa por medio de las millones de glándulas sudoríparas, presentes en mayor cantidad en las palmas de las manos y las plantas de los pies, su producto de eliminación: el sudor, es de la misma naturaleza que la orina.

Diferentes factores van afectando la función de la piel como la mala alimentación, poca o excesiva exposición al sol, poco consumo de agua, generando un taponamiento de las glándulas, esto hace que los productos de desecho que de forma normal son eliminados por la piel tengan que ser excretados por otros órganos que cumplen una función análoga a la piel: hígado, pulmones, riñones e intestinos lo cual propicia un exceso de trabajo que debilita y enferma a éstos órganos y, por consiguiente, a todo nuestro cuerpo.

Las células epiteliales se renuevan a diario, son formadas en la capa inferior de la epidermis y van subiendo reemplazando a aquellas que perdemos, esto permite que se presenten resultados inmediatos una vez que decidimos prestarle más atención y cuidado a nuestra piel… así que... Activa tu piel! Cepíllala en seco diariamente.

Beneficios del cepillado de la piel en seco.

El cepillado constante de la piel en seco es una herramienta de prevención y tratamiento que nos proporciona beneficios a nuestra salud física, mental y además mejora la estética.

La estimulación de la piel mediante el cepillado ayuda a la eliminación de células muertas, beneficiando una adecuada eliminación de toxinas y con ello su correcto funcionamiento además favorece la regeneración celular, que se verá reflejado en una piel sana y llena de vitalidad. Otro de los grandes beneficios es la activación e incremento de la circulación sanguínea, eliminando esa sensación de pesadez, hormigueo o cansancio, logrando también el desvanecimiento progresivo de las varices o a prevenir su aparición.

Una piel sana se caracteriza por estar tonificada, firme, e hidratada, cualidades que se obtienen también con el cepillado de la piel en seco.